El cobre es una alternativa segura en contacto con agua y alimentos

El uso del cobre para el abastecimiento de agua o la elaboración de alimentos es una opción recomendable al ser un material que no desprende compuestos nocivos que puedan contaminar agua o alimentos y, por tanto, puedan acabar siendo ingeridos por las personas.

El cobre se convierte así en una buena alternativa para evitar el empleo de materiales plásticos que pueden contener bisfenol A (BPA), un compuesto que al ser ingerido en dosis altas podría alterar el funcionamiento de algunas hormonas.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) afirmó en 2015 que la exposición actual al bisfenol A se encuentra entre 3 y 5 veces por debajo de los niveles de peligro, pero aún así la Unión Europea se ha curado en salud y prohíbe su uso en biberones. Francia también se ha sumado a esa voluntad de protección vetando su uso en todos los productos en contacto con los alimentos.

El portal Correo Farmacéutico, especializado en Farmacia, habla sobre los peligros del Bisfenol A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s