Un edificio vestido de cobre

Se trata del conservatorio Claude Debussy en París definido por su capa externa de cobre perforado. El concepto de los arquitectos fue concebir un lugar para el intercambio.

Paris_EdificioCobre

Mucho se ha hablado de la versatilidad del uso del cobre en la arquitectura contemporánea, por su efecto visual, duración y elegancia. El conservatorio Claude Debussy en París es uno de esos ejemplos.

Ubicado entre dos edificios de gran altura en los límites del distrito 17, en París, el conservatorio se encuentra en la intersección entre diferentes estilos arquitectónicos vinculados al patrimonio edificado de la ciudad. Se trata de un emplazamiento estratégico, ya que la historia del distrito 17 está estrechamente ligada a la música francesa y el nuevo edificio tiene que ser digno de este pasado. Además, se encuentra en la Rue de Courcelles, un importante corredor de entrada a la ciudad con su línea visual extendiéndose desde la vía de circunvalación Boulevard Périphérique, entre dos épocas y estilos arquitectónicos distintos.

Según los arquitectos de Basalt Architecture, el proyecto se diseñó desde dentro hacia fuera, concibiendo el conservatorio como un lugar de intercambio y emulación. Esta es la idea que impulsó el proyecto, desde el auditorio, en el corazón del edificio, a las salas de música. Un lugar donde la gente toca, aprende, baila y crea. Sonidos y movimientos surgen de este remolino de actividades y como reflejo el edificio también cobra vida: Una capa externa de cobre perforado cubre el edificio como una piel perforada por la música que allí se genera. Es así que en el lado sur, la cobertura de cobre perforado puede apreciarse en los ventanales del edificio. A su vez, los materiales reflejan o absorben la luz creando un juego visual espectacular. .

Este recurso visual que ofrece el cobre lo posicionó como uno de los materiales preferidos entre los arquitectos modernos. Cualquier otro metal, excepto el oro, tiene una variación de color tan impresionante como el cobre. A partir de su color rojizo natural, el cobre se vuelve marrón y luego avanza a su tono característico patinado verde. Actualmente, la industria ya es capaz de ofrecer a los arquitectos y diseñadores hojas previamente oxidadas y patinadas en varios formatos como sólidos, láminas, perforado y mallas.

Información de IBP Atcosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s