El cobre contribuye de tres formas clave al desarrollo sostenible

Según la definición recogida en el informe Bruntland de las Naciones Unidas en 1987, el desarrollo sostenible es aquel que “satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. Esto implica que el crecimiento económico debe incorporar objetivos sociales y medioambientales.

 

Crecimiento económico

Las estructuras (edificios e infraestructuras) y elementos funcionales (conductores eléctricos y térmicos) que utilizan el cobre y sus aleaciones, forman parte del núcleo central de la economía de la UE. Las empresas europeas – con tecnologías punteras en sectores como las energías renovables, la automoción, la construcción o la extracción de metales, entre otros muchos -, generan miles de millones de euros a través de los mercados regionales y de la exportación. Leer más.

Contribución social

Si bien la industria del cobre es relativamente pequeña en términos de empleo directo (cerca de 50.000 personas en toda Europa), incluye una gran variedad de perfiles y habilidades para diferentes puestos de trabajo. Y lo que es aún más importante, la cadena de valor del cobre aguas abajo – que abarca todo tipo de campos, desde las nanopartículas hasta la exploración espacial – emplea, entre otros, a investigadores, científicos, profesores, ingenieros, médicos, expertos en tecnología, técnicos de reciclaje y trabajadores del sector de la construcción. Estas personas trabajan en instituciones académicas de primer orden, organismos públicos, multinacionales y PYMEs. Leer más.

Medio ambiente

La industria europea del cobre invierte millones de euros al año para mejorar su propia huella medioambiental, así como para permitir que las empresas que utilizan el cobre aguas abajo mejoren la huella medioambiental de sus productos. Los productos de cobre forman parte de proyectos de infraestructuras medioambientales, de instrumentación y medición, de reciclaje, de limpieza y de tratamiento de residuos. La innovación contribuye al uso eficiente de los recursos al permitir “obtener más con menos”. Algunos ejemplos son la reducción de peso y de tamaño, la mejora de rendimiento y el aumento de la productividad de sistemas y dispositivos, ya sean equipos médicos, móviles, sistemas de aire acondicionado, fábricas, supermercados, vehículos o sistemas ferroviarios. Leer más.

 

Artículo Instituto Europeo del Cobre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s